domingo, noviembre 16, 2014

Fin de la expo Máscaras

Terminada la expo, desmontando, Seba filmó parte de lo que fue y Antonio hizo la edición. Con Beatles de fondo.


dejaré algunos textos:


MÁSCARAS · Víctor Doblege
del 4 al 24 de Octubre / 2014
Del Blanco al blanco
Para empezar es debido dar cuenta que conocí a Víctor en la sala de clases del Instituto de Arte de la Universidad Católica de Valparaiso, un lugar que a primera vista parece ser una más de las escuelas de arte en Chile. Estudié en este reciento, y puedo decir, por experiencia propia, que no es un lugar normal. Aquellas ideas sencillas y primordiales que daban fundamentos a nuestra decisión de haber ingresado a una institución para entrar en el maravilloso mundo de las artes, se veían opacadas y marchitadas con el correr de los días. Nada en ella es artístico, pues nada en ella florece. Al contrario cada vez más nos vamos introduciendo en este problema del ser, de su estadía en la vida. Si alguna vez pensamos en ser grandes pintores o escultores, en la sala de clase nos dimos cuenta que jamás lo seriamos, el peso de la historia del arte, los discursos que problematizan la imagen nos ponían en una situación tan disminuida, que al mes simplemente ya nadie hacia nada. Nada nuevo, quiero decir, una y otra vez repetíamos, observábamos lo que hacían otros y nos disgustábamos porqué lo hacían.
No es mi interés llevarlos hasta mis tiempos de escuela, pero creo necesario que sepan que no lo pasamos bien, al igual, y me atrevo a aventurar, Víctor no le fue nada fácil permanecer allí.
Hoy Víctor García nos presenta un espacio en blanco…ah! desde allí mi interés por recordar el pasado. Un espacio vestido de blanco que nos muestra a nosotros mismos a partir de espejos ubicados en la sala con una precisión de relojero. Esto al interior de una “galería”. Víctor construye un espacio dentro de otro espacio, esta vez lo hace con papel hilado blanco. Un espacio “que genere un vacío, un ambiente para preguntar qué estás escondiendo, y qué estas mostrando fuera de lo que escondes”. Un ambiente diseñado, construido para el espectador, para la gente, para aquel que asista a este acto se haga una pregunta QUÉ ESTAS MOSTRANDO FUERA DE LO QUE ESCONDES?
Un momento previo
La hoja en blanco, el lugar de la posibilidad
La posibilidad se construye
La escultura debe generar un nuevo espacio, un nuevo acontecimiento.
A mí me interesa el borrador, el proceso
En un mundo donde es imposible mi concentración, la casa, el trabajo, la ruina el éxito, la letra, el dibujo, el sueño, la cama, la micro. Construyo otro espacio, un espacio en blanco, un paréntesis y me pregunto: ¿a dónde quiero llegar?
·
·
sacado de: http://wormgallery.tumblr.com/exposiciones



otro más:


CRÓNICA WORM NRO 10: LUCHA LIBRE
Un cabro con rulos, al que apodamos “Garfield”, nos increpó por el supuesto carácter mesiánico de nuestra galería, como si nos creyéramos pulentos, salvadores del barrio, iluminadores de algo. La verdad es que no estamos en una época para mesianismos. El arte nos parece tan importante como la vulcanización donde se arregla una moto: ese hombre vive la experiencia irremplazable de la adrenalina, a 200 km/h cruzando una carretera y luego, 10, 40 o 70 años más tarde está tan muerto y enterrado como yo, Esteban Paredes o Van Gogh. A dos cuadras de nosotros hay una cancha de baby-fútbol donde todos los domingos se practica lucha libre. La entrada cuesta sólo luca y adentro el completo con bebida fruna de 300 cc, sólo 900 pesos. Las acrobacias son increíbles, arriesgadas, llenas de vértigo. A mitad del espectáculo uno tiene la suerte de observar a 10 luchadores pesos pesados mordiendo el polvo tras cada golpe, dándose unos mortales para atrás, asestando una patada ninja en la cabeza de un hombre vestido de El Guasón. En las 3 horas que dura el show, si uno afina la vista, puede contar a unos 20 luchadores, incluida una mujer que, en algún momento de la tarde, resiste estoicamente una lluvia de patadas en la guata, para luego derrotar a 3 gordos enormes y hacerse con el título mundial. Este logro, además, se lo hecha en cara al público, unas 100 personas que forman una mezcla heterogénea, tanto en edad como en género. El público vitorea las acrobacias, subiendo gradualmente hasta el clímax final donde un cabro flaco trepa hacia el aro de basquetbol. Allí, sobre el tablero, se pone de pie, perfectamente equilibrado y luego procede a lanzarse de cabeza, 5 metros hacia abajo, para tumbar a los 5 gordos más rudos del lugar, y se lleva el segundo título mundial de la tarde. Riesgo, acción, velocidad, aguante. Dudo que se enriquezcan con la actividad. Los números no dan. Imagino que pagan el arriendo de la cancha y hacen un fondo común para fabricar nuevos trajes (el doctor tenía hasta un estetoscopio con el cual estranguló a batman), o para comprar un nuevo equipo de sonido. La verdad es que de lo que dice el animador no se entiende ni el 50%, tomando en cuenta que suena “Welcome to the jungle” de los Gun´s a todo volumen, los niños gritan y el completo suena dentro de uno con cada mordisco. En Guorm lo más parecido a esta experiencia es la imagen del Samba sobre una escalera, que está a punto de desarmarse, atornillando al techo, de 4 metros de altura, la instalación de Víctor Doblege, actualmente montada en las dos primeras salas. Cada uno elige la manera en que arriesga su vida. Pero de mesianismos nada. Lo mismo pasa con el rock&roll y la imagen de nuestro querido “Choche”, dejando el alma en cada riff, sin público, sin cervezas y sin féminas a quienes impresionar. Nosotros aprendemos de él.

sacado de: http://wormgallery.tumblr.com/cronicas

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿tienes algo que decir?